EL ELEMENTO AGUA EN INVIERNO

En el “ciclo de las 5 transformaciones”, el elemento agua se coloca, como fase de paso, ola en movimiento fluido, entre la energía yang del Metal, la expresión máxima del ciclo de contracción de energía y la energía yin de la Madera, o sea cuando la energía expresa su calidad ascendente y expansiva de manera decisiva y reconocible.


El agua es considerada la hija del Metal y, por lo tanto, representa la fuerza de nuestras experiencias y expresa el proceso de liberación energética, el primer impulso del movimiento al final de el estancamiento en la fase yang. En la fase anterior, de hecho, hay una fuerte acumulación de energía, que es un potencial energético considerable que a menudo es difícil de expresar debido a la falta de movilidad y la fuerte condensación energética. Ahora comienza a fundirse y adquiere la calidad del movimiento y es a través de él que puede expresar su potencial más fácilmente. Marca el comienzo de la fase yin de la transformación de energía.

Movimiento significa un sentido de aventura, un deseo de descubrir y emprender cosas nuevas, creatividad y coraje. El agua se expande en todas direcciones, al igual que en su forma física, mostrando su capacidad de adaptación e iniciativa, resistencia y perseverancia y la voluntad implacable que trae cambios en todo lo que contacta e incluso su gran capacidad de análisis porque puede penetrar en los aspectos más ocultos y profundos de cada problema gracias a la perseverancia, la profundidad del conocimiento y los sentimientos.


Sin embargo, esta forma de expansión significa que el agua carece de dirección y no tiene una forma precisa, por lo que es difícil mantenerse dentro de un orden establecido o dar o recibir una estructura: por lo tanto, requiere una intervención externa, que ponga límites en su progreso.

De hecho, a menudo se culpa la causa de sus problemas en el exterior en vez de su interior, ya se trate de personas o eventos o fenómenos o causas ambientales, y esto conduce a la inseguridad.
Los momentos de inactividad, descanso y regeneración y recuperación de energía vital pertenecen al agua: la noche y el invierno, donde la energía no se manifiesta, sino que es la fuente de toda forma de vida manifiesta.
Incluso la muerte, la concepción y la vida en el útero son momentos de quietud cuando el alma se prepara para una nueva vida, recibe enseñanzas y planifica el siguiente ciclo vital.

Cuando su energía se desequilibra, sus cualidades se pierden y nace la inseguridad, la fatiga o la hiperactividad, la falta de adaptabilidad, el miedo y la depresión.

Los meridianos que desarrollan la actividad de la fase Agua son Riñones y Vejiga que regulan: la función de las glándulas suprarrenales que a su vez presiden la actividad de los órganos reproductivos, el funcionamiento del sistema nervioso autónomo que favorece la libre circulación de energía en todo el cuerpo y la energía vital para el cuerpo, purificando los líquidos circulantes.

RIÑONES

Los Riñones regulan el equilibrio homeostático en los fluidos corporales, eliminan las impurezas, purifican la sangre aislando y eliminando sustancias que son tóxicas para el cuerpo, regulan su acidez y producen orina.
Además, según la medicina tradicional china, están relacionados con la médula y, a través de ella, con el sistema nervioso central: el cerebro se denomina “mar médula”. Son los depositarios de la energía ancestral que consumimos en el transcurso de la vida, para esto están conectados al deterioro del cuerpo.

VEJIGA

La Vejiga elimina la orina y está, en términos de energía, en relación con el funcionamiento del sistema nervioso autónomo a través de la glándula pituitaria y, en consecuencia, a todo el sistema endocrino. Las hormonas proporcionan energía y estímulo para el crecimiento, dando al ser humano el impulso de ir más allá de su supuesto límite.

 

La función de los dos meridianos es, por lo tanto, de regulación, purificación, fuerza y / o ímpetu. Equilibrados, proporcionan la vitalidad necesaria para la acción y la relajación que permite que la vitalidad se exprese de manera armoniosa y, además, coraje y voluntad.
Los desequilibrios del meridiano de Riñones están relacionados con la ansiedad y la tensión que dan como resultado un sentimiento de inseguridad y, finalmente, de miedo (la emoción del agua) a veces injustificada, no teniendo, a menudo, un origen específico, sino que a su vez están vinculados a situaciones estresantes.
Los desequilibrios del meridiano de Vejiga se asocian con estrés excesivo y disfunción en el sistema nervioso autónomo. El área lumbar se pone rígida y se debilita, se vuelve dolorosa y la espalda se inclina hacia adelante para compensar la contracción de la musculatura del área.
Los meridianos de los Riñones y Vejiga están asociados con los huesos, dientes, pupilas, órganos reproductivos y pelo. Los órganos sensoriales conectados a ellos son los oídos.

 

ESTIRAMIENTO DE LOS MERIDIANOS

Estiramientos de dos meridianos “Riñones” y “Vejiga” que nos vienen muy bien en invierno.
La posición inicial para este ejercicio es de sentado con las piernas estiradas (pero no tensas) hacia adelante, manteniendo en lo posible el máximo contacto de la parte posterior de las piernas con el suelo. Se ha de doblar hacia delante el tronco, extendiendo los brazos hacia los pies (pero sin necesidad de tocarlos), cuidando especialmente de invertir las palmas de las manos de modo que miren hacia afuera, con los pulgares hacia abajo, girando también los brazos hacia afuera. A partir de esta postura, realizar las tres respiraciones tratando de inclinarse lo máximo posible hacia el frente cuando se espira. Al inspirar sentirás las líneas de tensión desde la cintura hacia los pies en la parte posterior de las piernas, y a lo largo de la columna vertebral, en la espalda. Debes intentar mantener los dedos de los pies hacia arriba, como tratando de que los dedos se acerquen a la cabeza, y estirar al máximo los brazos. Sentirás que las líneas de tensión parten de las manos y llegan hasta los pies.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *